Leo Rosso debuta en el porno con MenatPlay

Crítica de la escena porno Peeping Photographer de la productora MenatPlay

Para El Acomodador es todo un placer encontrarse en los nuevos lanzamientos del porno mundial a chicos que han pasado antes por nuestro vestuario. Si recientemente era nuestro chico del vestuario, Kike Gil, el que se iniciaba en la industria porno, ahora lo hace uno de nuestros chicos del mes, Leo Rosso, que, además de darlo todo en su Onlyfans, quiere probar suerte como actor porno profesional.

  • TítuloPeeping Photographer.
  • Duración: 27:05 minutos.
  • Productora: MenatPlay.
  • Actores: Kike Gil y Leo Rosso.
  • Género: bareback, ejecutivos.

Y lo ha hecho por la puerta grande, ya que rodar tu primera escena y hacerlo con una productora como MenatPlay es todo un logro. Bajo el título de Peeping Photographer, Leo interpreta a un fotógrafo que recibe en su estudio a un chico, Kike, que tiene que hacerse unas fotos corporativas para su empresa, vestido de traje de chaqueta. Pero lo que parece que va a ser una mera cita laboral termina como un excitante encuentro sexual entre fotógrafo y modelo.

Para los que no lo sepan, el título es un juego de palabras con referencias más que claras a 'Peeping Tom', una expresión inglesa que significa mirón y que también dio nombre a una película británica de los años 60 que en España se tradujo como El fotógrafo del pánico. Todo muy acorde con el corto que hoy analizamos y que se puede dividir en dos partes.

Una primera en la que Kike se cambia en una especie de sobre planta del estudio fotográfico, siendo observado en cierto momento por un mirón, el fotógrafo, que se aposta en la escalera mientras comienza a tocarse, sacando su polla del pantalón. En una segunda tiene lugar la sesión fotográfica en un caluroso estudio con problemas de aire acondicionado y con mucha tensión sexual.




Con MenatPlay ya sabemos cuál va a ser el protagonista, y no me refiero a los actores, sino al fetiche del traje chaqueta, que se ha convertido en un referente de esta productora. Y uno de sus principales alicientes es ver a Leo Rosso en plan ejecutivo, con pantalón, camisa, corbata y esas gafas que completan un look de lo más interesante. 

La ropa se convierte en una segunda piel y los actores interactúan con ella, como cuando Kike lame la parte del pantalón del fotógrafo que cubre su sexo o éste hace lo propio con el modelo, lamiendo su culo a través también del pantalón. Por no hablar del fetiche de los calcetines, muy presente desde el principio, cuando Kike se los pone y acaricia o en el juego que Leo hace con ellos durante el acto sexual, chupándolos e, incluso, rozando su sexo con ellos.

La fotografía de la escena es muy de esos libros eróticos de la editorial Taschen, como The big penis book, sobre todo, ese momento en el que el fotógrafo deposita su gran miembro sobre la cara del modelo. La música del comienzo y el final de la escena es muy prescindible, no aporta nada, como el hilo musical de un gran centro comercial a la hora de la siesta. La iluminación es buena y los planos se van sucediendo, entre los más genéricos y de detalles, como ese contrapicado, bajos las piernas de los actores, durante el momento de la penetración.





En lo que a la interpretación se refiere, de Kike, a pesar de su corta trayectoria, ya hemos dicho en otra ocasión que convence con lo que hace. Es una fiera delante de la cámara y transmite el placer con sus gestos y miradas. Toda una oda al mundo beard, también presente en esta escena, y que nos resulta muy interesante. Sobre todo, ese momento en el que se desnuda al principio y luego va cubriendo su cuerpo peludo con el traje.

A Leo, para ser su primera escena profesional, se le ve suelto y se defiende bastante bien delante de la cámara. Un camino que ya traen recorrido todos aquellos chicos que llegan al porno profesional tras un periplo con cuenta Onlyfans. El chico demuestra que es todo un empotrador, para eso tiene una gran herramienta, pero me quedo con el momento en el que le come el culo a Kike Gil, mientras este se coloca a cuatro patas sobre la mesa. 

Por ponerle alguna pega, peguita, que no se quitase toda la ropa en algún momento de la escena. Sé que el rollo ropa de ejecutivo da mucho juego en MenatPlay, pero a veces nos sobra esa camisa, aunque la corbata tenga su finalidad hasta el último momento. Ya que, Leo  nos regala una maravillosa corrida sobre Kike y adivinan qué usa para limpiarse... 


  • Lo mejor: Ver a Leo Rosso de ejecutivo.
  • Una pega: Que a veces se escucha  las indicaciones del cámara-director.
  • Una curiosidad: Primera escena en el porno profesional de Leo Rosso.
  • Puntuación: ★★★☆☆

Comentarios

  1. Es u placer para mi aportar siempre que trabajo para lo que fuera para onlyfans o productoras tan buenas como MENATPLAY y es grato poder hacerlo con compañeros como Leo que hace que todo fluya de una mejor manera

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto