La belleza y sensualidad de un hombre desde un punto voyeur

"Intento hacer fotos sencillas, que transmitan la sensualidad que muchas veces la propia persona no se da cuenta que tiene"

Todo fotógrafo lleva un mirón dentro, sobre todo, cuando se trata de captar con su cámara la desnudez masculina. Así lo reconoce Roberto, un brasileño, de 39 años, afincado en Madrid, que está detrás de Malicia Masculina. Un proyecto fotográfico que se apoya en la corriente de la Fotografía Boudoir, que consiste en captar la belleza y la sensualidad de un hombre desde un punto voyeur, observándolo en su cotidianidad.

¿Qué es MaliciaMasculinaoficial y quién está detrás?
Malicia masculina es un proyecto fotográfico con el objetivo de capturar la sensualidad masculina en su forma más natural posible. Soy Roberto Fróes, brasileño, 39 años. Aficionado a la fotografía desde hace muchos años, especializado en retratos sensuales masculinos.

¿Recuerdas la primera vez que te viste con una cámara en la mano, haciendo fotos? ¿De donde viene esta afición-dedicación?
Bueno, primero empecé admirando buenas fotos y de ahí me surgió las ganas de aprender a hacerlas. No me acuerdo bien las fechas, pero ya en la adolescencia hice mis primeros pinitos como fotógrafo.

¿Cómo definirías tu trabajo fotográfico?
Intento siempre hacer fotos sencillas, que trasmitan la sensualidad que muchas veces la propia persona no se da cuenta que la tiene. Se trata de capturar imágenes de momentos cotidianos de los chicos, con sus propia ropa, sin mucha producción, porque busco lo más natural de cada uno. Intento jugar con la invitación a desear, con la imaginación, a provocar con la sutileza.

¿Y como entiendes el erotismo a través de tu fotografía?
Considero mi fotografía más sensual que erótica. Me inspiro en la Fotografía Boudoir, que es un estilo que busca transmitir la sensualidad y belleza del hombre desde un punto de vista vouyeur. De tal manera que no hay una relación directa entre la protagonista y el fotógrafo, sino buscando mostrar en tercera persona, y a modo de observador, las actitudes íntimas y sensuales del chico. 

¿Todo fotógrafo lleva un voyeur dentro? ¿Y un fotógrafo erótico más aún?
Me considero un auténtico voyeur del desnudo masculino y eso me llevó a hacer este proyecto, que se ha convertido en algo totalmente gratificante y satisfactorio. Veo resultados en cada sesión, ya que hay un deseo transmitido a las imágenes.



No sé si realizas otro tipo de trabajos más generalistas, pero, ¿Hay cierto recelo con los fotógrafos que os gusta hacer fotos eróticas a la hora de contrataros para hacer otros trabajos?
Sí que hago otros proyectos e intento no mostrar los trabajos fotográficos-sensuales cuando soy contratado para otros menesteres. Hemos vivido en las últimas décadas una cierta evolución en la libertad cultural, pero aun así veo recelo en las personas. Al contrario de esta “evolución”, hemos sufrido un retroceso en los últimos años, vamos al revés... Por lo que he dejado de entender este mundo en el que vivimos.    

¿Hay mucha gente dispuesta a sacar su lado más erótico en una fotografía o cuesta encontrar modelos?
Sí, hay muchas personas dispuestas a sacar su lado sensual. Claro que también hay algunos chicos con ciertos recelos y puritanismo. Pero muchos aceptan hacerlo y es muy gratificante cuando luego miran las fotos y dicen "¿este soy yo?".

Una vez delante de tu objetivo, ¿cuesta mucho dar el paso y desnudarse? ¿Cómo es el proceso?
Bueno, empezamos con una conversación para que las partes se conozcan y que tengamos más confianza. Hay que tener una conexión entre el modelo y el fotógrafo para que el trabajo fluya más naturalmente. Luego, empiezo a fotografiar los chicos con ropa, así el modelo se va acostumbrando con la camera y poco a poco lo vamos desnudando. Hay algunos que ya empiezan quitándoselo todo y otros que son más temerosos. Yo siempre digo: ¡No mires! ¡No pienses! Déjate llevar!

Supongo que no vas preguntando por la tendencia sexual de tus modelos, pero ¿los gays son más proclives a desnudarse delante de una cámara?
Sí, el público gay es más proclive a hacerlo. Yo aún no he trabajado con un modelo heterosexual. Pero no veo problema en hacerlo.

¿En tus trabajos eróticos eres más de sugerir o de exhibir?
Me gusta más la fotografía que sugiere algo, que invita a los admiradores a admirar y desear.



¿Qué es lo que te parece más erótico de un hombre? ¿Lo que más te gusta potenciar en la fotografía?
A mí, particularmente, me encanta el vello. Una fotografía donde no se ve las partes íntimas, pero sí el vello, me encanta. Pero hay muchas partes del cuerpo masculino que pueden demonstrar mucha sensualidad por sí solas, depende de cómo se encuadra en la foto, cómo los detalles de una espalda pueden ser muy sensuales.    

¿Tienes algún fetiche o filia sexual que te guste explorar en tus fotografías eróticas?
El vello y las axilas son un fetiche para mí como fotógrafo.

Y a ti, ¿te gusta ponerte delante del objetivo de tu cámara?
Bueno, hasta el momento no me he hecho fotos, pero me gustaría en algún momento hacer fotos mías. Pienso que todos nosotros tenemos ciertas “vanidades narcisistas”.

Supongo que habrás vivido muchas anécdotas o experiencias... ¿algún momento morboso que hayas vivido en una de estas sesiones?
Casi siempre pasa. El morbo es natural y viene. Y a mí me encanta, ya que busco transmitir este morbo en las fotos.

¿Para la fotografía erótica eres más de interiores o exteriores... Color o blanco y negro?
Es mas fácil trabajar en interiores, por la intimidad y comodidad de los modelos. Pero, claro, hay fotos en exteriores que son muy atractivas. Luego, a mí me encanta las fotos en blanco y negro.

¿Te inspira el vestuario de un gimnasio para hacer una de tus sesiones eróticas? 
Totalmente. Aún no he hecho nada en un vestuario, pero hicimos algo parecido.

¿Cómo imaginas una sesión de fotos en uno de estos vestuarios?
Me encantaría hacer fotos de los chicos en su cotidianidad, haciendo lo que siempre hacen, como si yo, el fotógrafo, los estuviera vigilando sin que ellos lo notaran. 










Comentarios

Lo más visto